Alimentación Paleo: actualización de mi dieta

Hoy os voy a explicar porqué han pasado más de seis meses desde que publiqué el último post sobre paleo. El motivo principal es que a finales de Junio contacté con una nutricionista para que me diera algunas pautas y desde entonces mi tipo de alimentación paleo ha cambiado sustancialmente.

A día de hoy sigo contando con su ayuda, pero como ya han pasado varios meses creo que puedo hablar con conocimiento de causa y explicaros qué cambios hemos hecho.

Como os contaba en mi post Alimentación Paleo: ¿por qué empece? ya hace casi 4 años que sigo la dieta paleo y siempre me he sentido fenomenal, hasta que empezó el calor este verano. En Mayo-Junio empecé a notar las piernas súper hinchadas y pesadas… Me dolían a rabiar y decidí buscar ayuda en un profesional.

PROPUESTA DIETÉTICA

Contacté con mi nutricionista y en la primera sesión me hizo muchas preguntas sobre mi alimentación, bebidas y hábitos de vida en general. Tras varias indagaciones me comentó que era posible que estuviera reteniendo mucho líquido y me hizo una propuesta dietética específica para combatir este problema.

Los menús de esta propuesta dietética siguen estando dentro de los estándares de la dieta paleo y básicamente como lo mismo que antes, pero mejor distribuido y en diferentes cantidades.

Ahora mismo los alimentos básicos de mis menús son (esta lista sería como la pirámide, siendo el 1 lo básico y el 6 lo prescindible):

  1. Vegetales y Hoja Verde
  2. Proteína: huevos, aves, frutos secos, carner roja (sólo una o dos veces por semanas), etc.
  3. Pescado azul.
  4. Queso y yogur.
  5. Grasa buena: aguacate, aceite de oliva virgen extra, etc.
  6. Pseudo-cereales: arroz, trigo sarraceno, o maíz (sólo una o dos veces por semana).

Además, aderezo los platos con hierbas y especias con propiedades antiinflamatorias (cúrcuma, gengibre, etc) y bebo 1 litro de agua + 3 infusiones diarias.

Por supuesto, ningún tipo de procesado está permitido en esta dieta.

Como os decía, antes ya comía bien, pero muchas veces abusaba demasiado de un alimento o lo comía demasiados días seguidos, sin intercalar con nada más. Además, me faltaba proteína y grasa buena, por eso aumentamos la cantidad de pescado azul.

CAMBIOS Y RESULTADOS

El mayor cambio de todo esto para mí ha sido el desayuno: he pasado de desayunar una tostada con mantequilla diaria, a desayunos variados con vegetales, fruta, yogur… e incluso huevos.

Por supuesto, he reducido tanto hinchazón abdominal como en las piernas, eliminando los consecuentes dolores que tanta molestia me causaron antes del verano.

En resumen, lo que os vengo a decir con este post es que si tenéis un problema alimenticio o no os sentís bien contactéis con un profesional que os pueda aconsejar como es debido, ya que cada persona tiene unas necesidades diferentes.

Yo estoy contentísima con esta decisión y además de solucionar un problema «puntual» mi nutricionista me ha ayudado a aprender a comer: a saber lo que es mejor para MÍ, a saber lo que tengo que evitar, a saber como distribuir los alimentos a lo largo de la semana y a como cocinarlos para que sean beneficiosos y me aporten nutrientes.

Estoy segura de que voy a seguir sus pautas durante mucho tiempo y próximamente publicaré más recetas paleo, pero todas en la línea de las cosas nuevas que he aprendido 🙂


Deja un comentario

Responsable » Alba Vilalta (servidora)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostalia (proveedor de hosting de ElBúldeEdenia.com)
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Translate »