10 días en Marruecos: Pueblos bereberes, Marrakech y Rabat

Día 6: Roadtrip por tierras bereberes

Después de la experiencia tan guay en el desierto (aquí tienes la primera parte de la ruta) fue un poco triste dejar las dunas atrás pero en fin that’s life.

Así que nos volvemos a subir al coche y nos ponemos en ruta para conocer los pueblos bereberes. Os dejo aquí el post sobre la excursión al desierto para que podáis ver el camino.

La excursión es bastante cansada, hay que hacer bastantes quilómetros y hacemos varias paradas pero de poco tiempo. Paramos a contemplar los palmerales, a destacar el de Skoura. También pasamos por las gargantas del Todra, un río rodeado de unas “paredes” de piedra altísimas y acabamos durmiendo en un hotel cerca de las gargantas del Dades.

Lo curioso de esta zona son sus paisajes. Llama la atención la sintonía entre unas montañas muy rocosas y sin vegetación, los palmerales y las kasbahs centenarias.

Día 7: Hacia Marrakech

Seguimos nuestra ruta hacia Marrakech y hoy empezamos el día cumpleañero de N viendo las gargantas del Dades una carretera en forma de serpiente donde yo no conduciría ni loca.

Después hacemos una parada, ésta sí más extensa, en la kasbah Amridil donde hacemos un tour guiado y nos explican como funcionaban las casas antiguas bereberes. Es una actividad interesante para conocer mejor la cultura bereber y la verdad es que ¡ésta kasbah en concreto es muy bonita!

Kasbah Amridil

Después vamos a la de Ouzarzate para hacernos una foto de rigor, pues entre ésta y Amridil nuestro guía nos aconseja mucho más la de Amridil y no tenemos tiempo para todo.

Y este día es hardcore porque seguimos hacia Ait Ben Haddou, el pueblo bereber más conocido en la gran pantalla. Ha sido escenario de varias películas y también de Juego de Tronos y no es para menos porque es un pueblo chulísimo. ¡Muy recomendable!

Seguimos hacia Marrakech y vamos disfrutando de la ruta por carretera, pasamos por montañas muy altas y desde el coche vamos contemplando la vida rural en Marruecos. Finalmente hacia las 10 pm llegamos por fin a Marrakech, donde nos despedimos de nuestro conductor que nos ha acompañado estos tres días.

Día 8: Marrakech

Bueno pues estamos en Marrakech, la ciudad más fashion de Marruecos, y se nota, está llenísima de gente. Nosotros nos alojamos en el Riad Ajebely fue exquisito.

Nos vamos a descubrir la ciudad que Instagram tanto ama y empezamos por el Palacio el Badi. Para mí ésta fue la mejor visita de Marrakech. Fue construido en el s. XVI, inspirado en la Alhambra de Granada, fue el palacio más maravilloso de su época en el mundo musulmán. Ahora solo quedan jardines, el mosaico y unos grandes muros.  Aún así, me gustó como visita histórica y me pareció un sitio muy chulo.

Bueno pues inocentes de nosotros nos fuimos a dar un paseíto callejero por la medina de Marrakech y oh my god! 😮 ¿estamos en Delhi o que pasa? Menudo estrés de medina, lo mismo que estar en la India pero en callejones. Me explico, tu estás caminando tan tranquilamente por las callecitas de la medina y las motos se abalanzan por todos lados.

Sé que esta ciudad es bonita pero qué quieres que te diga, yo no la disfruté. Todo pensado para el turista. La plaza principal (Fna) llena de un montón de paraditas para guiris. Que si la henna, que si atamos a unos monos y ¡mira que guay! … o el encantador de serpientes. A mi esa plaza no me gustó nada, ver toda esa explotación animal fue bastante desagradable y todo para impresionar al turista. Lamentable.

Así que ganadora por autenticidad: Fez y por encanto: Chefchaouen. 😉

Está claro que Marrakech hay que verlo pero no le dediques mucho tiempo… A parte de esto, tiene muchos zocos de especias y de todo, pero creo que están muuuy pensados para el turista, no sé yo si algún marroquí compra allí…

Día 9: hacia Rabat

Nos levantamos y vamos a aprovechar la mañana ya que luego cogemos el tren hacia Rabat. Decidimos visitar el Palacio de la Bahia. Es un palacio más moderno que el de Badi (es del S. XIX) y una visita muy diferente. Destaca su patio y la decoración interior de las habitaciones. Aunque el palacio está vacío, es una visita interesante para poder imaginar cómo estaban decorados los palacios en Marruecos.

Nos vamos a la estación de Marrakech para poner rumbo hacia Rabat. Compramos un billete de primera clase en la misma taquilla y creo recordar que nos costó unos 7 €, un tren muy cómodo para hacer unas cuantas horillas de viaje.

Rabat es un cambio de chip. Salimos de lo super turístico y llegamos a una ciudad “de verdad”. Tiene una pequeña zona histórica que en 2 horillas nos la habíamos pateado y acabamos la tarde con un atardecer con vistas al mar.

Día 10: Mañana en Rabat y vuelta a casa

Acabamos de aprovechar la mañana y paseamos por el resto de la medina y los jardines andaluces. Después nos dirigimos al zoco, una visita recomendable si vas a Rabat. Aquí se ve gente marroquí comprando y todo es más auténtico. Los vendedores no te acechan, no están tan acostumbrados a los turistas, y se disfruta más curioseando entre las gangas. ¡Nosotros nos llevamos una tetera marroquí! 😀

Despues de la mañana de compras y callejeo, nos vamos a comer a Dar el Medina un cuscus tfaya riquísimoo y nos vamos para el aeropuerto de vuelta a casa.

¡Pues hasta aquí la ruta a Marruecos! La verdad es que no la cambiaría pero sí añadiría más días en la zona del desierto y los pueblos bereberes, Meknes y Essaouira.

¡Nos vemos en la próxima aventura!

Marina

Deja un comentario

Responsable » Alba Vilalta (servidora)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Hostalia (proveedor de hosting de ElBúldeEdenia.com)
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Translate »