La Republicana y Mi habitación favorita, Zaragoza

Mi habitación favorita tartas

La Republicana y Mi habitación favorita, Zaragoza

¡Feliz jueves!

En el post gastronómico de este mes te voy a hablar un poco de otros dos restaurantes/bares que me gustaron en Zaragoza.

LA REPUBLICANA

El primero es La Republicana, una casa de comidas que abrió en los años 80 y que desde entonces pretende homenajear los platos de toda la vida.

El local llama la atención desde el primer momento en el que pasas por delante. Además de su curioso nombre, tiene aspecto de restaurante que lleva muuuchos años abierto. Cosa buena, eso significa que a resistido a la crisis y a las tendencias culinarias más modernas.

rincones-la-republicana-1

Imagen via La Republicana

Nada más entrar nos llamó la atención la decoración, de hecho es una de las cosas que destacan en su página web:  “la decoración recuerda a las antiguas casas de colmado. Las estanterías se han ido llenando poco a poco con objetos familiares y traídos de rastros y mercadillos, convirtiéndose en una especie de anticuario abierto al público. El ambiente te devuelve a un tiempo en el que las sobremesas eran largas y los bizcochos se hacían en casa”.

Además el local estaba abarrotado de gente de la ciudad, señal de que seguramente íbamos a comer genial.

La Republicana Zaragoza carta

Para comenzar pedimos varias tapas: huevos republicanos, migas y huevo de codorniz, cerdito y arroz con setas. Son las que ves en la carta de la foto superior, que rondan los 2-3€. Se trata de tapas pequeñitas, ideales para compartir entre varias personas y poder probar un poco de todo.

Lo que me llamó más la atención es la presentación: capas de ingredientes por colores para simular la bandera republicana, mini cazuelas y sartenes, etc.

Todo estaba muy rico y sabía a comida de casa pero tengo que destacar las migas por encima de las otras tapas porque me encantaron. No sé si fue porque las cogí con muchas ganas (es un plato que me encanta pero no suelo comer) pero las encontré buenísimas. Sueltas y nada aceitosas. Además del huevo llevaban chistorra y creo que también algo de tocino.

La Republicana tapas

De segundo pedimos uno de los platos típicos de Aragón: ternasco. Se nota que es carne de calidad porque estaba muy tierna y el punto de cocción era el correcto.

Además las patatas que lo acompañaban estaban buenísimas, fritas y cortadas tipo chips.

La Republicana ternasco

Para terminar pedimos arroz con leche. También casero y acorde al resto de los platos.

La Republicana arroz con leche

En definitiva muy buena nota para La Republicana.

Si te gusta la comida de casa pero presentada con un poco más de gracia no dudes en visitarlo. Además el ambiente es muy agradable y familiar 🙂

MI HABITACIÓN FAVORITA

Y ahora voy con la cafetería Mi Habitación Favorita. En realidad MHF es la cafetería del hotel donde nos alojamos, pero también sirve al público en general, no hace falta ser cliente del hotel.

Se trata de la típica cafetería mona que hace un poco de todo, cubriendo todos los servicios que se dan a lo largo del día: desayuno, aperitivo, comida, merienda y cena.

Nosotros solo estuvimos en los desayunos y merendando una tarde pero lo que probamos me gustó mucho. Están especializados en cafés, tartas, batidos, limonadas y dulces en general, pero también tienen sandwiches, ensaladas, bagels y por la tarde-noche cocktails.

Las tartas están hechas por ellos mismos y cada día van variando un poco. Hay de varios sabores y también tienen algunas especialidades sin gluten que tienen muy buena pinta 🙂

Mi habitación favorita tartas

Nosotros probamos la tarta de frambuesa con mermelada de mandarina

Mi habitación favorita tarta frambuesa

¡Y la de chocolate! Ambas estaban buenísimas. El bizcocho era esponjoso y las cobertura un poquito dulce pero sin excederse, ¡justo como a mí me gusta!

Mi habitación favorita tarta chocolate

Para acompañar pedimos un café con leche y una infusión. El café era de calidad y el tamaño bastante grande, me recordó a los cafés que sirven en Inglaterra.

Mi habitación favorita merienda

Esta fue la merienda de uno de esos días pero el desayuno también estaba muy bien: mermelada casera, tortilla de patatas súper sabrosa, etc. El precio es como el de otros locales de este tipo en ciudades como Barcelona o Madrid. Creo que esta merienda en concreto nos costó unos 8 o 9€.

Les pondría un 10 si no fuera porque a veces están un poco desvordados y a ratos se despistan un poco.

¡Y con esto termina mi ruta de gastronómica por Zaragoza! Por lo menos hasta mi próxima visita 😉