Lamucca de Prado, Madrid

¡Feliiiiz jueves!

Llega el post gastronómico del mes! No tengo dinero para visitar ni la mitad de restaurantes a los que me gustaría ir y supongo que no soy la única, por eso cuando voy a un sitio y creo que merece la pena me siento obligada a avisar a mis lectores de mi descubrimiento 🙂

En este caso se trata justamente de lo contrario. Nunca suelo publicar nada sobre restaurantes que NO me han gustado, pero en este caso lo voy a hacer ya que salí del local bastante decepcionada.

Se trata de Lamucca de Prado, un restaurante que inauguraron hace unos 6 años en el Barrio de las Letras de Madrid y que desde entonces han recomendado bastantes medios de comunicación, razón por la cuál yo tenía unas expectativas bastante altas.

Aún habiendo vivido una buena temporada en Madrid aún no lo había probado (sobre todo por el precio), pero mi última visita a la capital fue el momento ideal para pasarnos por allí.

Tengo que empezar diciendo que el local es muy bonito. Tiene una decoración industrial muy chula y está iluminado con luz ténue, cosa que hace el local muy acogedor e íntimo, ya que es bastante grande.

Imagen via Pinterest

Imagen via Pinterest

Nada más entrar encontramos el local a rebosar: gente, música y bastante buen ambiente. Este y la decoración, además de su privilegiada ubicación, serían los puntos positivos de Lamucca de Prado… ¿pero cuáles son los negativos?

Pues los negativos se centran en lo más importante de un restaurante: la comida y el servicio.

De entrada, nos encontramos con una carta de fusión en la cual los platos suenan muy bien si los lees sueltos pero si intentas escoger varios te das cuenta de que muy pocos “pegan” entre sí y los sabores no combinan. Al menos es lo que me pareció a mí…

carta-lamucca-prado-esp-2016-sin-precios1_2

Imagen via Lamucca de Prado

De esta carta que ves nosotros escogimos langostinos salteados con aguacate y mango, ceviche de corvina y pizza de morcilla.

Comencemos por los langostinos. Este fue el único plato que nos gustó de verdad. Como ves en la foto, te sirven los langostinos ya pelados y salteados con trocitos de mango, aguacate y sésamo negro.

Están cocinados al estilo oriental, no sabría decir en qué tipo de cocina se han basado, pero no era ni china ni japonesa. Todo el salteado tiene una salsa muy rica un poco dulce y el mango contrasta con el sabor del langostino, aportándole mucha frescura.

Es una mezcla que nos pareció rara a priori, pero luego fue el plato que más nos convenció.

lamucca-1

Como amante del sushi, hacía tiempo que tenía pendiente probar el ceviche y decidí pedirlo en Lamucca. Como no lo he comido antes no tengo referencias y no puedo decir si estaba rico o no en comparación con otros, pero para mi gusto sabía demasiado a limón.

lamucca-4

Y ahora la que parecía la estrella de la noche….¡pizza de morcilla! Prometían morcilla, manzana y piñones… ¡Sonaba delicioso!

Nada más lejos de la realidad… El tamaño era bueno, eso sí, pero la pizza tenía tanto, tanto y repito tanto queso que no se apreciaba ningún otro sabor, ni el de la manzana ni el de la morcilla, que como todo el mundo sabe es más que fuerte.

¿Y los piñones donde estaban? Pues la verdad es que yo no lo sé, porque aparte de esos tres piñoncitos que ves en el centro de la pizza no encontramos ninguno más 🙁

lamucca-2

La pizza nos decepcionó tanto que no pedimos ni postre, ni cafés…

Además de esto, la espera entre el primero y el segundo plato fue larga y nada más terminábamos un plato venían a recogerlo para poder echarnos deprisa.

¡Estos tres platos más dos copas de vino nos salió por la friolera de 50€! No me hubiera importado pagarlos si los platos hubieran estado más ricos y el servicio hubiera sido mejor.

Aún así, yo me marché de allí con mi mejor sonrisa, eso sí no pienso repetir…¡Quién avisa no es traidor!lamucca-3

¿Has estado alguna vez en Lamucca de Prado? ¿Qué te ha parecido?